Facebook icon
YouTube icon

Se encuentra usted aquí

Inicio

Común

Spider es un gatito que durante meses ha vivido en nuestra oficina, entrando y saliendo a sus anchas. Jamás nos dejó tocarlo. Para castrarlo tuvimos que utilizar una jaula trampa y se devolvió a su zona.
Pero un día decidió que se iba a dejar tocar por la compañera, así que otra compañera decidió llevárselo a casa a ver cómo se adaptaba.

El primer mes fue nefasto. Vivía escondido, bufaba y daba zarpazos, así que decidimos que volviera a su zona puesto que no era nada feliz. 

Nia es un juguete foto. Una vez más el capricho de unas niñas mimadas que querían un peluche para jugar. Y claro, el peluche se ha hecho más grande y ya no es peluche, así que la pobre Nia estorbaba en casa.

La empezaron a dejar durante el día en la calle, hasta que una vecina tomo cartas en el asunto. Ahora mismo está en casa con nuestro precioso Spider, ayudándolo un montón al bloqueo que tenía.

Este chiquitín se encontraba en un establo acompañado por un burro. Se hacían compañía y la gente del lugar le echaba agua y algo de comer.
Pero ese no era sitio para él, siendo tan bebé tendría que estar con su madre o con alguien que le de los cuidados que necesita.

Esta preciosidad es Buster, es uno de tantos gatos como alimentamos alrededor del refugio. Apareció hace aproximadamente un mes, rara vez se acercaba y mucho menos se dejaba tocar.

Lógicamente estaba en la lista para castrar y soltar como todos los demás, pero un día apareció con el cuello sangrando. No sabíamos que podía ser si un bocao de otro gato, un arañazo, un absceso,…no nos dejaba acercarnos a él.

Así hemos encontrado al pequeño Tadeo, junto a los restos de su madre, muerta de bastantes días, y varios hermanos por el tamaño. No podemos llegar a imaginar lo que esté angélico ha tenido que sufrir de ver morir a su familia.

El pequeño Tadeo ha tenido que buscarse la vida pero sin separarse de la que un día fue su familia.

Ahora descansa en una casa de acogida, ha comido y bebido un montón.

Hoy pasará por el veterinario para un chequeo y recibirá un bañito caliente para eliminar el olor a putrefacción de su cuerpito.

Páginas