Facebook icon
YouTube icon

Maui y Moana son los hijos de nuestra Vaiana. Cuando nosotros cogimos a la mamá, en teoría otra protectora se hacía cargo de los bebés, ya que nosotros no podemos arriesgar a los bebés sin vacunas en el refugio. No tenemos muy claro aún por qué fueron y cogieron 3 de los 5 cachorros. Los meses pasaban y los otros 2 bebés ya con 10 meses continuaban en el mismo sitio, así que lógicamente no podíamos permitir que siguieran en la calle.

14 Mayo de 2024: Mirar que guapa esta Maui....

Chicote fue encontrado en el monte y siguió a una familia hasta su casa. Pero no podían dejarlo entrar, ya que tienen perros muy pequeños y mayores que además tienen miedo a los perros grandes. Así que le pusieron agua comida y una cama para que estuviera cómodo pero el pobre estaba en la calle...

Ahora Chicote forma parte de la Familia Huella.

Si quieres darle un hogar, escríbenos a lahuellaroja.almeria@gmail.com

La compañera recibía una llamada de los vecinos: un almacén de verduras, donde se habia colado un precioso malinois, caquexico y deshidratado. Le ofrecieron agua la cual bebió con muchísima ansia.

Llevaba una correa atada al cuello, la cual retiraron llevando trozos de carne y pelo, ha saber desde cuando la llevaba puesta..., el pobre se puso contentísimo.

Es un perrazo precioso muy demandante de afecto, listo, obediente,…

Recibíamos un aviso de este pobre gatito que había sido atacado por un perro, no podíamos creer que nadie estuviera haciendo nada por él... Gracias a Nerea, la chica a la que le dieron aviso, que nos llamó de manera desesperada.

El pobre ha estado ingresado varios días, tiene un cuadro de deshidratación severo, ha pasado por quirófano, para tratar de cerrar algunas de sus heridas, aunque varias deberán cerrarse por segunda intención.

A este pequeño lo hemos bautizado como Valentín, tiene una historia triste...

Una mujer albergaba varios gatos en su casa pero esta señora ha sido desahuciada y han echado a los gatos a la calle. Diferentes personas fueron cogiendo a los demás pero este angélico pasaban los días y nadie le ayudaba.

Páginas